Teatro Municipal Rafael de Aguiar

El 10 de agosto de 1908 el Intendente Serafín Morteo expresaba: “Una de las necesidades más reclamadas por el adelanto social y material de esta ciudad, es sin duda, la construcción de un teatro que reúna condiciones en armonía con ese progreso”. Ese día se aprobó la Ordenanza que con gran aceptación en el Concejo Deliberante, autorizaba el inicio del proyecto que contemplaba la compra del terreno y posterior construcción del Teatro Municipal.

El Teatro Municipal Rafael de Aguiar es reconocido como uno de los mejores teatros líricos del país, comparado a lo largo de su historia con el Teatro Colón de Buenos Aires, con quién comparte la etapa de construcción y varios de sus materiales, y caracterizado por su excelente condición acústica, su diseño, arquitectura e historia, fue declarado Monumento Histórico Nacional en el año 2011.

Dedicado a la cultura y las artes, a lo largo de su historia han pasado por su escenario destacados artistas y personalidades nacionales e internacionales como Carlos Gardel, Lola Membrives, Ismael Serrano, Julio Bocca, Ariel Ramírez, Tito Rodríguez y Ballet Bolshói por mencionar algunos. En sus instalaciones se destacan las pinturas del hall y sala principal, el telón de boca, su mobiliario importado de Viena y su ornamentación, todo realizado con los últimos adelantos de la época.

Es un ícono de la cultura y el arte en la ciudad, es una parte indiscutida de la identidad nicoleña.

Teatro Municipal Rafael de Aguiar

Cómo llegar

Lunes a viernes de 09:00 a 17:00. Sábado de 9:00 a 13:00.
Teatro Municipal Rafael de Aguiar

Compartir

Otros lugares

Palacio Municipal
En 1904, durante la intendencia de Dámaso Valdés, comenzó la construcción de un edificio estable para la Municipalidad. Proyectado por el Ingeniero [...]
Santuario Virgen del Rosario
Los días 25 de cada mes y en especial durante septiembre, miles de fieles de todo el país visitan el Santuario de [...]
Miradores al río
Los dos miradores recientemente renovamos son lugares ideales para hacer una pausa y contemplar el río en pleno centro de la ciudad. [...]